Cómics para quien no lea cómics

Maus de Art SpiegelmanEl cómic "Maus" de Art Spiegelman ganó el premio Pulitzer en 1992. Trata sobre una historia centrada en el holocausto judío durante la Segunda Guerra Mundial y fue el primer gran premio concedido a un cómic. Pero hay innumerables ejemplos anteriores a "Maus" que ya habían abandonado la fantasía, tan atribuida a la historieta gráfica, y que utilizaban las viñetas para hablar de temas más cercanos a la realidad social.

En los años 60, Robert Crumb y Harvey Pekar reconducían el cómic hacia historias sin héroes ni villanos con "American Splendor". Otros como Gilbert Shelton con "los fabolous furry freak brothers" (1971) ilustraban historias basadas en personajes sacados del mundillo hippie de los EE.UU. "Contrato con Dios" (1978) de Will Eisner, autor más conocido por las historietas "The Spirit", también reivindica el derecho del cómic a tratar temas significativos o de actualidad.

 

Entre los cómics polémicos destaca Harvey Kurtzman fundador de la revista "Mad" (1952), que tuvo que enfrentar varios juicios por satirizar campañas publicitarias o tratar sobre temas como las drogas, los hippies, etc... Esto solía dar lugar a nuevas ediciones satirizándose a sí misma. En 1960 la empresa fue vendida y la linea editorial cambió.

 

En el estado español, debido al retraso social imperante, no es hasta bien entrados los años 70 cuando empiezan a aparecer revistas como "el jueves" (1977) y "El Víbora" (1979). El Jueves empezó bien, los números 1 y 7 fueron secuestrados por criticar a España y al Vaticano respectivamente. Entre los numerosos especiales publicados por la revista "El Vívora", destaca el dedicado al intento de golpe de estado 23-F, en el que se atrevieron a hacer humor en una situación realmente difícil. En marzo de 2004 tras 300 números publicados, la revista anunció en sus páginas su propia muerte, animando a periodistas, editores, autores y lectores a salvar la publicación. Sin embargo, en diciembre del mismo año, se dejó de publicar.

 

El Vibora

 

En los 70, entre otros, destacan personajes como Carlos Giménez, Jordi Bernet. O el dibujante Nazario creador de "Anarcoma" (1970), un detective travesti asiduo de las Rambles de Barcelona. Aparece también Miguel Ángel Gallardo Paredes con "Makoki" (1977). Y Martí y sus historietas: "Taxista", "Monstruos mordernos" y "El dr. Vértigo".

Ya en la década de los 80 se crean un montón de revistas de cómics: "cimoc", "totem", "zona84", etc... más centradas en historias de ciencia ficción y fantasía. Pero siguen apareciendo autores que no se cortan con los temas y dibujan miradas alternativas de la realidad.
 
 
 
Entre otros, tenemos al ilustrador Max, con personajes como "Peter Pank" (1984); Carlos Azagra con "Pedro Pico y Pico Vena" y el controvertido Álvarez Rabo, que tiene unos cómics divertidísimos sobre sexo y que aparece en sus publicaciones en una foto con una media en la cabeza, para, según él, ocultar su identidad y no ser despedido de su trabajo en el Corte Inglés.

En definitiva, cómics que nos hablan de personas, de actitudes y de verdades que nos son tremendamente próximas usando la expresividad de las imágenes de un género que combina la capacidad de síntesis del cuento, la complejidad de la trama de la novela y la secuencia de imágenes del cine. ...